La época modernista apuesta por ofrecer una alternativa a la fabricación industrial, donde predominaba la rentabilidad y la fabricación en serie. Como contrapartida, propone sacar a la luz la sabiduría de los artesanos, y en esto Nualart Artesanía se identifica totalmente. Para el modernismo, un edificio podía ser bello y a la vez funcional y, para representar este concepto, se busca inspiración en la naturaleza, donde se da este fenómeno.